1º premio Investigación Educativa.

El II Premi d’Investigació de la Fundació Prevere Bernat Beny ha recaído en un proyecto, elaborado por un equipo de profesores, sobre el trabajo autónomo del estudiante universitario y la ayuda que supone el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC)

El trabajo autónomo del alumno. Ayuda con nuevas tecnologías.

 Desde la creación del EEES a comienzos de la década de los 90, se han ido sucediendo diferentes declaraciones Sorbona, 1998; Bolonia, 1999; Praga, 2001; Salamanca, 2001; Berlín, 2003; donde se han ido definiendo las futuras líneas de actuación en el ámbito educativo europeo.

Una de estas líneas se basa en la importancia otorgada al trabajo autónomo del estudiante, lo cual obliga a la modificación de los métodos docentes. El nuevo modelo de formación universitaria se centra fundamentalmente en el trabajo y el aprendizaje del estudiante y en el fomento del desarrollo de competencias que le posibiliten un aprendizaje continuo y autónomo a lo largo de la vida.

Para asegurar la calidad de este trabajo autónomo es fundamental la ayuda, el seguimiento y la orientación constante del profesor.

El enfoque pedagógico del proceso de convergencia está basado en un principio básico: se pretende una transformación de la docencia universitaria en la que el eje fundamental no sea la enseñanza sino el aprendizaje. Esta transformación se realiza en dos niveles:

Una docencia centrada en el estudiante, lo que requiere capacitarlo para el aprendizaje autónomo y dotarlo de herramientas para el estudio.

Un nuevo papel de los materiales didácticos que pasan a ser recursos capaces de generar conocimientos de alto nivel y de facilitar el aprendizaje autónomo. Un importante papel juegan, en este sentido, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Por este motivo Miguel Ángel Jiménez,Dr. en pedagogía y director de Educa-Acción junto con los Dr.D.Jorge Barcia, Profesor de la facultad de Medicina, el Dr.D.Javier Torralba y el doctorando D.Javier Ferrer Torregrosa Podólogos profesores de la Facultad de Fisioterápia y Podología, quiere dar respuesta a qué actividades de trabajo autónomo mejoran realmente el proceso de Aprender a Aprender.

Además conoceremos la estimación de las horas de trabajo autónomo que el estudiante de primer curso del Grado de Podología, Enfermería, Fisioterapia, Medicina, dedican a la realización de esas actividades y su equivalencia en ECTS, sin considerar las horas de dedicación al estudio ni las actividades que se realizan con carácter presencial; y por otro, comparar la carga de trabajo estimada por los docentes para la realización de estas actividades, recogida en las guías docentes, y el tiempo real de dedicación del alumno a las mismas.

Su hipótesis es demostrar como el uso de la nueva tecnología de Realidad Aumentada mejora el trabajo autónomo obteniendo mayor rendimiento, con menos horas de dedicación.

Daremos respuesta a que actividades son más útiles, con lo que podremos trasladar al resto del cuadro docente las conclusiones de las mismas.

El trabajo autónomo del alumno es una potente herramienta útil para conseguir buenos resultados en el proceso de enseñanza-aprendizaje. No obstante, la implantación de este sistema supone un reto para los  profesores y para los alumnos.

En el primer caso, los docentes deben cambiar el rol tradicional de transmisores de conocimientos hacia un nuevo rol de guía y orientador.

En el segundo caso, los estudiantes deben aprender a trabajar de este modo y desarrollar nuevas competencias individuales y grupales.

Las nuevas tecnologías son útiles para implementar estos nuevos procesos. Su principal ventaja es la flexibilidad en el trabajo que proporcionan, además de la capacidad de estar conectados en tiempo real independientemente del lugar físico de trabajo. La integración de estas tecnologías es necesaria para poder desarrollar eficazmente cualquier trabajo autogestionado.

No hay comentarios

Agregar comentario

Debe ser Conectado para agregar comentarios.